El dinero no es la felicidad, pero…

Pomada para el dolor