No se puede ser gordo y creido

El primer hombre que me abandono

ser feminista