Platón

No cenaba

Eres mi alegría

Así que tú