René Laënnec

El estetoscopio

El otoño de 1816 fue importante en la vida de Laënnec y en el desarrollo de la medicina moderna.Hay muchas versiones diferentes, algunas con más y otras con menos detalle, pero en esencia todas reflejan dos problemas que deben haberlo inducido a inventar el estetoscopio: la necesidad de obtener aún más información para lograr mejores diagnósticos y, por otro lado, poder disponer de un método más cómodo, ya que la auscultación pegando el oído al paciente era incómoda para el médico y el paciente. Además, había factores limitantes al examinar a las mujeres, relacionados a su intimidad, pudor y recato.

Se dice que ese día observó a unos niños jugando y acercando sus oídos a un pedazo largo de madera y escuchando los golpes que le daban otros niños al otro extremo de la madera. Esa observación la tuvo presente cuando, más tarde, tuvo que examinar a una mujer joven con un problema cardiaco. Debido a la cantidad de grasa, la percusión era limitada y la posibilidad de pegar el oído a su pecho no era aceptable debido a la edad y sexo de la paciente.

Recordando a los niños con la madera, enrolló unas hojas de papel formando un tubo, uno de cuyos extremos puso en el pecho de la mujer y el otro en su oído. Su alegría fue grande al confirmar que podía escuchar los sonidos cardiacos, inclusive mucho mejor y de una manera más clara que pegando el oído. Ese mismo día, mandó a hacer el instrumento en madera, de unos 30 cm de largo y 4 cm de diámetro, con un canal central de 5 mm y los extremos en forma de cono. Había nacido el estetoscopio y el inicio de la era del empleo de los métodos diagnósticos para complementar la información tradicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *