Lo más triste de una traición

Cuando no tienes dinero