Y ahora un pensamiento:

Ni 100 candados me detendran

La historia de Hope